El Seguro Escolar tiene por objeto dar cobertura y atención a los estudiantes que sufran una lesión o accidente escolar, una enfermedad o el infortunio familiar, a causa o con ocasión de sus actividades estudiantiles o en la realización de su práctica profesional o educacional, otorgándoles prestaciones médicas, farmacéuticas y económicas, según el caso. Debe entenderse por accidente escolar, toda lesión corporal que sufra el asegurado con ocasión de actividades directa o indirectamente relacionadas con su condición de estudiante, incluidas las deportivas, recreativas, viajes de estudios y/o similares, siempre que estas actividades hayan sido organizadas o autorizadas por los centros de enseñanza, colegios o escuelas, quienes son los contratantes de la póliza de seguro para dichos casos.

El marco legal inmediato que así lo establece, es la Resolución Ministerial (MPPE) N° 01, fechada 14/01/2005, documento que establece las Normas para la Autorización de Funcionamiento de los Centros de Educación Inicial, publicada inicialmente en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 38.108, de fecha lunes 17 de enero de 2005, modificada luego en  Resolución N° 28, fechada 05/04/2005, publicada en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 38.160, de fecha miércoles 6 de abril de 2005.  Específicamente: Título III, Del Funcionamiento de los Centros de Educación Inicial, Capítulo I, Disposiciones Generales, Artículo 19: “Los Centros de Educación Inicial deberán cumplir con las siguientes disposiciones: … 4) Contar con una póliza de seguro de responsabilidad escolar a favor de los niños y/o niñas.”

Para los colegios privados que cumplen las normativas como nosotros, contar con un seguro escolar para la población de estudiantes es por tanto algo obligatorio. En nuestro caso particular, es algo que cumplimos con plena responsabilidad, conciencia y satisfacción.